Refresca tus ojos con un baño ocular

Logo

 

Ahora en verano es el mejor momento para disfrutar de un baño en la piscina, no obstante, la prolongada exposición de los ojos al cloro presente en las piscinas puede ocasionarnos irritación. También una mayor exposición al sol puede provocar que nuestros ojos se resientan.

La irritación de ojos puede aparecer por diversas causas:

  • Alergias a determinadas sustancias que se encuentran en el aire.
  • Afecciones oculares de tipo microbiano (conjuntivitis).
  •  Sequedad ocular provocada por condiciones ambientales adversas.
  •  Utilización de lentes de contacto.
  • Visionado prolongado de dispositivos electrónicos.

Los ojos irritados y el ojo seco frecuentemente conllevan molestias como hinchazón de párpados o picor, que se pueden aliviar notablemente con un refrescante baño ocular.

El baño ocular simula las características de nuestra propia lágrima para que actúe tal y como ésta lo haría, limpiando y regenerando la superficie ocular.

Su aplicación es sencilla, para realizarla es necesaria una bañera ocular, la cual llenaremos con la solución.

Inclinaremos la cabeza hacia adelante y colocaremos la bañera ocular llena sobre el ojo presionando suavemente. Es recomendable que la solución esté templada para que no se sienta excesivamente el contrate de temperaturas.

Seguidamente inclinaremos la cabeza lentamente hacia atrás hasta que note que el líquido cubre todo el ojo y mantendremos la posición.

Es conveniente parpadear cada 5 segundos para favorecer el completo lavado del ojo. La duración recomendada del baño es de unos treinta segundos; una vez transcurridos, inclinaremos de nuevo la cabeza hacia adelante y retiraremos la bañera ocular.

Después secaremos el párpado y las pestañas con un algodón hidrófilo o una compresa estéril.

A continuación, repetiremos la misma operación con el otro ojo.

Este agradable baño ocular nos proporcionará:

  • Alivio rápido de las molestias oculares.
  • La limpieza y arrastre de las impurezas, polvo, o restos de productos que pueda haber en la parte exterior del ojo.
  • La hidratación de la superficie corneal.
  • La regeneración de la película lagrimal.

Deja un comentario