cuidados lentes de contacto

Consejos prácticos sobre el líquido para lentillas

Las lentes de contacto son una de las soluciones estéticas más prácticas para las personas con problemas de visión. Su uso está ampliamente generalizado, pero no siempre se conoce qué líquido para lentillas es necesario, cómo usarlo y cuál es el mejor para cada tipo de lentes. A continuación, te glosamos todo lo relacionado con el correcto mantenimiento de tus lentes de contacto.

Tipos de lentes de contacto

Blandas

Son las más comunes y las más utilizadas. Este tipo de lentillas ofrecen grandes prestaciones gracias a su adaptabilidad al ojo. Corrigen las afecciones más comunes fácilmente y pueden adquirirse para uso diario, semanal, mensual, trimestral o anual.

Rígidas

Tienen una función correctora del globo ocular y son idóneas para córneas y/o graduaciones irregulares, pueden ser monofocales o progresivas. Son más duraderas que las anteriores y especialmente indicadas para pacientes con problemas que afecten a la forma de su globo ocular.

Mantenimiento de las lentes de contacto

El tipo de mantenimiento es similar para ambos tipos de lentes, pero el contenido de los líquidos limpiadores para lentillas ha de ser distinto. En el caso de las lentillas rígidas se aconseja comprar productos específicos para ellas. Como solución salomónica se puede optar por el limpiador universal que hace sus funciones independientemente del tipo de lente.

Líquidos aconsejables para cada tipo de lentilla

Líquidos para lentes blandas: Limpiadores básicos y soluciones de mantenimiento. Este tipo de solución estéril puede añadir distintos compuestos que eliminen las bacterias de tus lentillas. Dependiendo del fabricante, se pueden adquirir con lubricante natural para mejorar la adaptación al ojo de las lentillas. Existen gotas humectantes que refrescarán tu ojo en el caso de sentir que se reseca por el uso continuado de las lentillas.

lentes de contacto blandas

Líquidos para lentes rígidas: Este tipo de lentillas es permeable al gas y necesita de unos líquidos limpiadores específicos, tales como limpiador intensivo o desengrasante y conservador o humectante.

lentes de contacto rígidas

Apuesta por los productos que confirmen, en su etiquetado, que se han fabricado para lentes RPG. Los limpiadores y los líquidos de mantenimiento han de estar certificados para garantizar la durabilidad de sus lentes rígidas.

En el mercado existen paquetes que incluyen todos los productos necesarios para el correcto mantenimiento de tus lentillas. No has de olvidar que será en tu óptica de confianza donde te podrán asesorar de la mejor manera posible a la hora de adquirir este tipo de productos. De ellos dependerá no solo la vida útil de tus lentes, también la salubridad y la asepsia de las mismas.

En un alto porcentaje de ocasiones, según indican los últimos estudios realizados, los problemas oculares de personas con lentes de contacto -infecciones, sequedad y similares- provienen de un uso incorrecto, o de una elección del mismo tipo, del líquido para lentillas y de las soluciones de mantenimiento. Escoge aquellos productos creados para tu tipo de lente y conseguirás mantener la asepsia necesaria en tan imprescindible y vital artículo para tu salud ocular. La salud es lo primero.

Deja un comentario